No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.(Marcus Fabis Quintiliano)

El tiempo pasa. (La propuesta de Elena)

| 11.1.09

Elena Rosales, de la sección de ciencia de MQP, ha lanzado una propuesta a los oyentes, así que también, o sobre todo, a nosotros.
Sí, estaba hablando del tiempo y de la razón de su división en una base sexagesimal, y ha terminado contado una enseñanza trasmitida por su abuela: lo importante no es el tiempo sino lo que hacemos con él. Basándose en ese concepto a propuesto a los oyentes que contemos a qué dedicamos el tiempo a lo largo del día, para saber así a qué le concedemos importancia.
Me parece una idea perfecta para un blog cooperativo, así que la traslado aquí.

¿Podríais hacer una lista contando las actividades a la que dedicáis vuestro tiempo a lo largo del día? Si vuestros días son muy distintos a lo largo de la semana podríais contar lo que hacéis en un par de días significativos de esta.
Recordad: lo importante es decir cuanto tiempo dedicáis a cada actividad.

Venga animáos. Yo ahora estoy haciendo algo más importante ;-) pero en cuanto pueda pondré mi lista.

14 comentarios:

sonia dijo...

Trabajo y estudio/trabajo en casa relacionado con trabajo:
12 horas

Cosas de casa: comidas, limpiezas, ropa...: 3 horas.

Familia ,amigos, blog: 2 horas

Para mí: unos 45'

Dormir 6 horas...

Más o menos.

Es difícil parcelarlo, porque mientras trabajo también uso el teléfono para solucionar cosas de casa, relaciones con amigos.
Mientras hago compras estoy dando vueltas a cosas de trabajo.
Creo al final que esta todo mezclado.

Lo que si veo es que me faltan dos horas para dormir.

Kanif Beruna dijo...

Yo empezaré diciendo que me resulta muy difícil organizarme para dedicar un tiempo concreto a cada cosa y, si no fuera por los horarios impuestos, acabaría dedicando un tiempo continuo e indiferenciado a un caos que llamo vida.
De lunes a viernes, calculo que dedico al día:
7 horas a dormir(si consigo hacerlo)
-tres cuartos de hora aprovisionarme, compras en general
-4 horas a labores domésticas y al chaval (Lo incluyo en ellas porque lo despierto, le doy de comer, lo llevo al autobus, lo recojo del cole, le recomiendo ducharse, hacer lo deberes...)
-6 ó 7 al trabajo, que compagino con las relaciones sociales cibernéticas
-El resto a más internet o tele o lectura o charla o sexo o imponderables de todo tipo.

El fin de semana, sin embargo, es mucho más caótico, con poca programación, pero incluye un poco de todo lo anterior en periodos indeterminados.
Si de veras concediese más tiempo a lo que más me interesa, creo que debería estar todo el día relacionándome con otras personas, cuanto más directamente mejor.

JV dijo...

Como he dicho en antena, yo paso... Temo la conclusión sería deprimente...

Moli dijo...

Hoy me he dedicado: unos horas antes por la mañana a preparar mqp. Un rato pequeño a seleccionar unos regalos y detalles para gente con la que me he encontrado. Un hora para estar agusto, charlar, mirar, en Radio Euskadi. Unos segundos para saludar a Jon, el nuevo del equipo y alegrarme de conocerle. Unos segundos para echar de menos a Juanra y recibir a Javier. Un segundo para sentir a el aprecio de los amigos de J.Muguruza. Unos minutos más finalmente para volver a ver al equipo y desearles lo mejor. Unos segundos para interiorizar todo y dejar que lo dicho y escuchado haga su curso. Unos minutos después desayunando con mi ama en la pastelería cerca del metro pero antes he escrito a Sonia en el blog con todo cariño. Unas horas a la mañana para ayudar a un compañero soldador a prepararse para el examen de inglés y sacarse este año es graduado en la EPA (que necesita para seguir trabajando). Un rato estupendo de comida con la familia y las historias de cada uno/a. Descansar después en el sofá acariciando a la Lina que no paraba de necesitar carantoñas y mimos patas arriba y de todas las posturas posibles. Otras horas a la tarde para seguir viendo los avances y los esfuerzos de un hombre de 50 años por entender el present simple, present continue y los ánimos de su mujer con una mirada que aupa a cualquiera.
Y vuelta al metro y veo las llamadas que devolveré en breve y unos minutos para escribir este comentario y esperar que Marieta aparezca. Y el día no ha acabado...Tengo mucho tiempo hasta acostarme aún. Siempre he tenido tiempo y ahora mucho más.

Triceratops dijo...

El reparto diario de mi tiempo es un caos "organizado", si es que esto es posible, por lo tanto no puedo hacer una lista con el reparto de mi tiempo para cada cosa sin que sea una mera relación formal de horarios pero sin una dedicación determinada en cada uno de ellos.
Tampoco quiero pensarlo demasiado, me pasa como a JV, porque seguro que a lo que menos tiempo dedico es a lo que más tiempo me gustaría dedicar.

Un saludo

M i K e L dijo...

El tiempo pasa, nos vamos haciendo viejos... cantaba un cubano, creo, y a mí ya me resulta difícil poner horas, minutos y segundos a mis actividades.

Soy un procrastinador nato así que a veces puedo estar 4 horas seguidas sin levantarme ni para mear leyendo un buen libro, y otras no aguanto ni 30 segundos. A las mañanas y alguna tarde doy clases, disfruto con mis facetas docente y discente, con ambas, y luego me dedico a cultivarme con Internet a veces, con "Sé lo que hicisteis"+"Qué vida más triste"+"Maitena"+"La tira", o sea, panzada de La Sexta, con lectura en ocasiones o con mi otra afición no remunerada además de la montaña que es la "fontanería informática". Soy eso que en Inet se llama "un pringao", vamos, el servicio técnico de Microsoft por la patilla, y eso me suele llevar horas en casas ajenas o en mi propia casa.

Las relaciones personales suelen tener prioridad uno, y si hay posibilidad de quedar con personas queridas no hay chips que se adelanten. Dormir poco y profundamente, y levantarme con las pilas puestas, de forma que el conejito de Duracell a mi lado es un bicho cansino al estilo del ministro de economía. Y eso es todo amigos!

Siempre he pensado que el tiempo bien vivido se hace de chicle y se estira para nuestro disfrute, tanto como cuando lo pasamos mal y se convierte en un calvario. Los extremos se tocan... o era los extremeños?

Marieta dijo...

Bona nit a tothom,
He estado quince dias con un virus tan maloso que me he abstenido de daros la brasa habitual por si había riesgo de contagiaros. Parece que voy remontando y empiezo a tener ganas de volver a las andadas.
Este asunto que planteáis del reparto del tiempo tiene un poco de trampa. Para mí la importancia que le das a las cosas que haces no puede medirse en función de las horas que les dedicas. A veces hay encuentros que sólo duran un ratito, pero es tan intenso que vale más que muchas horas dedicadas a otras cosas que no se eligen libremente (trabajar 40 horas sin más motivación que la supervivencia, atender obligaciones familiares en algunos casos…)
Lo cierto es que aunque el tiempo pasa volando no me preocupa demasiado en qué lo invierto, siempre y cuando no tenga la sensación de que estoy ocupando demasiadas horas en hacer algo que no quiero hacer. Hace un año y medio me tiré a la piscina y después de ocho años dejé un trabajo fijo que me gustaba mucho porque no podía soportar dedicar cuatro horas diarias al desplazamiento, y a sufrir caravanas interminables día tras día. Es en ese sentido que le doy importancia a mi tiempo, el resto me da igual, dedico mil horas a actividades varias que a mucha gente le parecen una pérdida de tiempo, pero a mí no. Puedo pasarme muchísimas horas trabajando y estudiando si es lo que me motiva.
En definitiva que ya sé que se me quedarán en el tintero mil cosas sin hacer, hace años que no me hago propósitos de enmienda que no cumpliré nunca. Pero lo importante es que las horas que son nuestras (pocas o muchas) podamos invertirlas en lo que nos dé la gana, aunque sea en vaguear, que por cierto de tanto en tanto me parece una actividad muy recomendable.
Besos mil

Necio Hutopo dijo...

Un día en mi vida? Me cachis,,, Creo que no podría poner las cosas en horario...

Y bueno, hay una película (Salmos desde la Cocina, si mal no recuerdo) que justo va de eso, un equipo de sociólogos que tratan de ver las rutinas de los hombres solteros mayores de 40 años, sin intervenir en sus vidas... Toda una revelación.

javi dijo...

Pues voy a ser riguroso y me voy a contar cuanto tiempo y a que dedico la semana.
Por cierto estuvo muy gracioso el juego del tenis, y el haber conocido el porque del no al
" quarente cinq ", suena mejor
" cagant ".

Dormir.- 60 horas incluida siesta.

Trabajo.- X horas efectivas e Y horas presenciales.

Docencia deportiva.- 8 horas.

Labores del hogar.- Compras, comidas, lavadora, plancha, limpieza, chapuzas, ... etc.
unas 10 horas.

Ocio y relaciones sociales.- Amigos, monte, paseos, pandero, familia, .... 15 horas.

El resto hasta las 168 horas semanales, practico el amor, algo que parece ser no lo haceis nadie.

kanif dijo...

¿Javi, te refieres al amor propio, como buen bilbaíno? Ahora en serio, yo he puesto sexo, que es como practicar el amor, pero follando.

En otro orden de cosas, he puesto una reseña de esto en mi blog, para mayor difusión, y ha comentado un curioso animalillo, el hutopo, ¡nada menos que desde Mexico¡
¡Pinchad en su enlace, que el blog mola!

javi dijo...

Joder donostiarra, acabo de hacer cálculos y resulta que la X del trabajo son 40 horas y la Y son treinta, con lo cual ocupo la totalidad del las horas semanales.
Bueno, pero todas con mucho amor.
¡¡ Si es que Franco tenía que haber fallecido, el día que yo nací !!

sonia dijo...

Marieta:
mucho besitos para que te acabes de curar del todo.
Javi:
160 horas haciendo el amor!
La leche Javi, la leche Javi!
En este "hacer el amor" no entra para nada eso de :"hago el trabajo con amor, la cocina hay que ponerle amor, si planchas con amor, si limpias con amor...no, ¿verdad?;-)

javi dijo...

Pues la verdad, es que si entra.

La plancha, la lavadora, la cocina, la mopa, la escoba, la cama, ...... muy femeninas todas ellas, son mis cotidianos amores.

Io dijo...

Os leo y me cuesta hacerme a la idea. ¿por qué no lo poneis en fraciones? ¡Es mas divertido!

1/3 para esto, 3/7 para aquello...y luego lo pasais a comun denominador.

Saludos