No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.(Marcus Fabis Quintiliano)

En Catalunya la Nit de Nadal “fem cagar el tió”

| 13.1.09

La propuesta de Elena, más bien el post de Kanif, me han animado a pediros colaboración en algo que se me pasó por la cabeza en días pasados. Releyendo algunos post y comentarios que tenía pendientes llegue al comentario de Marieta que encabeza este post, me entró la nostalgia etnográfica o de la cultura popular. Pensé en todas esas tradiciones simpáticas y entrañables, unas desaparecidas, otras cercanas a su desaparición y otras aún de actualidad como la de hacer cagar al “tió”.

En el pueblo zamorano de mis amores (Ayoó de Vidriales) se cantaban los Reyes, la tradición mandaba que los jóvenes solteros de la localidad se acercaran a las casas de las autoridades del pueblo: maestro, alcalde, cura, secretario, etc. y les dedicaran la canción tradicional que podéis leer en Avantales el blog de Ayoó (http://elblogdeayoo.blogspot.com/2009/01/noche-de-reyes.html).

Seguro que vuestros pueblos también tienen tradiciones de este u otro tipo, ¿os animáis a escribir algunas?, por cierto Marieta cántanos (escríbenos) la canción para hacer cagar al “tió”.

Un etnográfico saludo.

19 comentarios:

javi dijo...

Lo siento, lo unico que puedo aportar es que en mi pueblo los reyes eran cuatro:
Melchor, Gaspar, Baasaltar y Secayó.
Nada mas.

sonia dijo...

Lo único que recuerdo de pequeña es que mi Padrino de Dima, un carpitero que lo mismo arreglaba retablos que hacía arcas, un hombre que me daba una caricia con su mano en la que entraba yo toda dentro, me traía un pan con huevos duros.
El pan era una hogaza enorme.
Aquel regalo a mí, me parecía enigmático. Siempre imaginé que los huevos serían de alguna gallina de color verde o azul, o que el pan tendría dentro algo raro de alguna cueva de Dima.

El venía de Dima a la capital, con su traje de franela gris oscuro, hablaba con mi abuela que era su prima, y en euskera yo no entendía nada.
Solía llegar mi madre o mi padre, y entonces hablaban los cuatro y me dejaban a mí en medio,a su lado, único privilegio que tenía de no estorbar estando entre mayores ,cuando venía mi padrino Carlos Auzmendi.
Para mí eran los cuatro reyes magos, y yo la cartera real.
¿¿Mis hermanos???
Los pajecillos.

Saludos Trice

Marieta dijo...

Vaya Trice, no puedo colaborar mucho. No hay una sóla canción del tió, en cada comarca e incluso en cada pueblo, tienen su versión peculiar.
Yo conozco la que es más popular por la zona de Barcelona y comarcas cercanas, que se limita a repetir esta estrofa cada vez que el pobre tió tiene que cagar un regalo.

Caga tió, caga tió. /No caguis arengades /que són massa salades/caga torrons d’avellanes i pinyons/Caga tió, i sinó cagues bo/Et fotré un cop de bastó.

Caga tió, caga tió/ no cagues arenques/ que son muy salados/ caga turrones de avellanas y piñones/ Caga tío y sinó cagas (algo que sea) bueno/ Te daré un bastonazo.

Con pequeñas variantes en las peticiones, que algunas incluyen que además mee vino o cava, más o menos todas las canciones del tió repiten esto. Y eso sí, del bastonazo no se libra nunca.

Io dijo...

Más de medio siglo en Catalunna (no encuentro la letra que toca en este teclado) y sólo desde hace unos pocos annos nos ha asaltado alli ese "hecho diferencial" del Tio que caga. Somos únicos, en mi terrunno, en eso de llevar la mierda al escenario: caganer en los belenes y ahora el tió que caga (el tizón que caga, vamos, aunque cage golosinas y regalos)

Nunca le oí hablar a mi padre (nació en Vilajuiga en 1917), ni a mi abuelo, nada sobre el dichoso caga tió. O sea que esa "novisima tradición" re-implantada en Catalunna o inventada ad-hoc, no lo se, me suena a nada, etnográficamente hablando.
Cuando era yo pequenno, eramos tan pobres, que era mi abuelo quien se cubría con una sabana para crear clima de misterio al traer algun juguete o algun regalo para el día de Reyes. Siempre oi contar que lograba despertar mas miedo que admiracion en mi hermano mayor, que se agarraba unos berrinches de mucho cuidado a cuenta del ensabanado. Y el inconsciente del chiquitín de la familia rompía el encanto del momento con un balbuceante "¡Yayo!", que es lo que tiene el pensar que los bebes son tontos y no captan la realida, sólo porque no son habiles hablando.

Y ese recuerdo tampoco sirve de nada etnográficamente hablando. Lo siento, no llegan a más mis recuerdos más lejanos sobre el tema.

Un apunte final: Ya resulta dramático el mensaje del caga Tió. Sólo a bastonazos lograremos que nos "regalen" algo. ¡Increible, pero cierto! Ese es el peculiar y "diferencial mensaje" que se complacen en destacarnos los ensonnadores del "nosaltres sols" en mi rinconcito de este planeta.

La verdad, ¿os parece muy educativo, para un futuro en paz y sin violencia, basado en el consenso y en el talante y el "buen rollo"???

Saludos

kanif dijo...

En Euskal-Herria lo difícil es no encontrar una tradición, una fecha que no la tenga, o un pueblo donde no se siga alguna original.
Desde la navidad con el Olentzero, las fiestas de invierno,los coros de Santa Ágeda las tamborradas, los alardes, las mascaradas, las pastorales, los caldereros, los carnavales, (muy especiales, Ituren y Zubieta con su zampanzar, el montón de personajes típicos de cada zona) las fiestas que hay en primavera, las de verano, la noche de San Juan, las traineras... los bertsolaris, ahora la apertura del txot... ¡Yo qué sé!
Me temo que el que no las conozca es mejor que mire en internet o que venga a vivir aquí... unos años.

Io, que tú no conocieras esa tradición no quiere decir que no se practicase... ¿Crees en serio que es violento darle un bastonazo a un madero, o es sólo por afán anticatalanista?

Moli dijo...

Buen resumen, Kanif. Una pregunta siguiendo tu reflexión: ¿son todas las tradiciones por el hecho de serlo inmutables, inmejorables?. Por ejemplo, ciertos txokos y ciertos estatutos... ¿Podemos aportar y debemos autocrítica a las nuestras y crítica a otras así como apertura para recibirla?¿Dónde empieza y donde acaba el respeto?¿O donde la interrelación o interculturalidad que tanto hablamos y tanto nos perdemos?....

kanif dijo...

Una tradición para perdurar debe adaptarse a lo que demanda la gente en cada época, esto es, debe actualizarse.
Una sociedad sana y activa debería criticar sus tradiciones y las de los demás, consensuar y aportar los cambios necesarios.
Hay leyes, derechos y principios morales que nos otorgamos para la convivencia y que están por encima de las tradiciones.
Por ejemplo la igualdad entre hombres y mujeres.
La relación y la interculturalidad es lo que hace avanzar al mundo y debería animarse a ella. Todas las culturas son mestizas y las mezcla nos hace mejores.
La tradición debe servir como una base, un apoyo para poder avanzar sin perder la perspectiva.
A mi entender, claro.

javi dijo...

Una tradición que me duele porque se está perdiendo, es que después de las comida, cenas, solíamos cantar, bilbainadas o a Lertxundi, de cantautores, etc ...., ahora se cuentan chistes y si son verdes parece que mejor.
¡¡ Joder que mayor soy !"!

Io dijo...

Como comprenderás, kanif, el que me asocies con el anticatalanismo no deja de parecerme un exceso verbal de los muchos que se pueden leer u oir.
Mi catalanidad, mi barcelonismo, mi europeidad y muchas otras cosas no se las tengo que exhibir a nadie, ni que me lo pida (cosa que no has hecho, claro está).

Que existiera o no esa curiosa forma de pedir regalos a bastonazos es independiente de que la conociera yo o no, cierto. Pero no deja de ser llamativo que mis gente d´El Empordà, mis más próximos antepasados, que vivieron y se criaron en esa zona tán intensamente catalana, no mencionaran nunca esa curiosa forma de pedir regalos. ¡Y mira que me han llegado a contar de cosas y cosas con valor etnográfico, que es de lo que aquí se trataba, en mi opinión.

Así que, si puedes obviar esos adjetivos tan poco agradables para mí (anti-esto, anti- lo otro), me será más cómodo comentar lo que me apetezca. ¿Te será posible, kanif?

sonia dijo...

Las tradiciones viene de la mano de la fiesta.
Me parece estupendo Kanif la cantidad de fiestas que pones, (!!Y las que quedan!! por poner) lo que nos trae a pensar la cantidad de veces que a lo largo del año queremos divertirnos, beber, cantar,y celebrar que nos vamos a morir un día, eso es seguro, pero no sin antes echar una buena canturrada, reir, saltar y brincar.

Javi:
Igual yo, echo de menos aquellas canturradas, yo las hacía en un bar del Casco Viejo que se llamaba Cantábrico, después de cenar empezaba uno que había sido cura (nada mejor que los excuras para cantar en cuadrilla) y luego sseguíamos todos.
En aquellas noches aprendía a doblar canciones, movía los labios y apenas susurraba nada.
Luego pasaba el gato de la dueña me miraba y bufaba como dicendo: !qué listilla!
bueno esto último es añadido mío.



Más o menos.

kanif dijo...

Por supuesto, Io, que puedo obviar adjetivos desagradables, si sé que lo son, pero el prefijo anti, de por sí, no es desagradable. Todo dependerá del sustantivo al que vaya unido y de la opinión de su receptor.
No me negarás que con tu frase:
""Ese es el peculiar y "diferencial mensaje" que se complacen en destacarnos los ensonnadores del "nosaltres sols" en mi rinconcito de este planeta"" no das una impresión muy pro-catalana que digamos. Además tengo entendido que esos "nosaltres sols" no existen hace ya tiempo ¿no es así? No sé cómo pueden empeñarse en destacar algo...
Respecto al origen geográfico y temporal del "fen cagar el tió" apelo a Marieta para que nos ilustre.
Por supuesto, te pido disculpas si te he ofendido,Io, pero nunca imaginé que eso pudiera ser considerado un exceso verbal.

javi dijo...

El Cantábrico, La Zornozana, etc ...., todo Somera, eran refugios espirituales, donde llenabamos la andorga.
Aquellas cenas, que consistían en un parde huevos, dos tajadas de lomo y mil millones de patatas fritas, tinto con gaseosa y cuba libre de MG.
Menuda catarsis !!!
Liberábamos el alma de la represión, excarcelabamos a través del canto nuestro preso sentir, o sea, que ibas a la cama muy relajadito.

Triceratops dijo...

"Aquellas cenas, que consistían en un par de huevos, dos tajadas de lomo y mil millones de patatas fritas, tinto con gaseosa y cuba libre de MG.
Menuda catarsis !!!"

Hombre Javi, ésta tradición como que no es muy antigüa que digamos, lo digo por lo del MG, aunque tengo que reconocer que despues de como la has presentado (segregando jugos que estoy todavía) me apunto a saber más sobre las tradiciones vascas.
Kanif lo de viajar y vivir ahí unos añitos para aprenderlas, por el momento, va a ser que no aunque me gustaría. Tendré que esperar a que el calvo de la lotería deje de pasar de mí.

Un saludo

javi dijo...

Trice cuando te acerques por aqui te invito a que conozcas la tradición txokera.
Invitación que hago extensiva a todo el vecindario.

Io dijo...

Confío en que lo hagas conmigo, kanif. ¡Gracias por proponértelo!

Soporto mal que me motejen de anticatalán por no "mostrarme" agudamente nacionalista. Cada cual vive sus circunstancias a su manera..., si le es posible.

Me encanta sentirme libre, poder expresarme libremente y poder seguir viviendo libre. Y me encanta aquello tan ácrata de que "la libertad de cada uno acaba donde empieza la de los demás" que le leía a Angel Pestaña, si no reccuerdo mal.

No gastaré ni un segundo en la distinción entre ser catalan y ser nacionalista catalán, ¿para qué?

Aquí la cosa iba de contenidos etnográficos. Depurar lo que eso sea de otras cuestiones que se le adhieren como lapas no me parece tarea sencilla, así que ¡ánimo a quienes lo intentáis!

Cordialmente, saludos.

sonia dijo...

La tradición de los regalos, de que alguién trae regalos a los niños, no es tan antigua.
Pero eso no quita para que se llene de contenido ahora personajes que simbolizan el poder mágico de mantener la ilusión, que al final es esa luz del invierno, que late contra viento y marea sabiendo que vendrá la primavera.

Veo a los niños hoy tan ilusionados con Olantzero como cuando yo escuchaba por Radio Bilbao al Rey Baltasar, dieciendo aquello de " Te has portado muuuu bien, Sonia.ERes una niña muuuu buena, y tendrás tu muñeca.El Rey Baaaaltaaasaaar."

La misma ilusión.
Esa tradición del tronco, y de cagar que teneís los catalanas a mí en concreto me interroga..sin entrar en interpretaciones , veis la importancia de los escrementos y de la mierda..no sé..cosa vuestra es.

Aquí tiramos palmonte, para un zulo o para un descosido, para buscar a las brujas o para llamar al carbonero, cosa nuestra es.

Trice:
Si de tradiciones se trata busca en mr google Barandiaran, es el hombre que más y más supo de forma académica sobre las tradiciones de euskal-herría.
PD:

Soy antitabaco pero adoro a los fumadores ;-)

Io dijo...

Algunas cosas que se cuentan sobre el "Caga tió" podréis encontrarlas en http://www.festes.org/articles.php?id=243

Marieta dijo...

Pues sí, el tió es una tradición ancestral en todo el territorio catalán y como muchas otras tiene su origen en ritos animistas de culto al fuego y al bosque. Antes se rendía culto al tió (sin cagar), el tronco que se ponía al fuego para celebrar el solsticio de invierno, pero como dice Kanif, las tradiciones también evolucionan y cuando el fuego y el bosque dejaron de ser en sí mismos un regalo se fueron añadiendo cosas como lo de las golosinas y lo que la sociedad de consumo va estirando.
Io, a mí también me alucina lo de los bastonazos, no he encontrado ninguna referencia sobre cuando se empezó a darle con el palo al tió para hacerle cagar regalos, pero creo sinceramente que aunque eso se pueda cuestionar, la fiesta del tió no está imbuida de ese mensaje que tú planteas de enseñar a los niños a obtener regalos a base de palos. Aunque choque con lo de los palos, el tió es un ser entrañable que llega a casa quince días antes de Nadal y hay que cuidarle, darle de comer, abrigarle. Lo cierto es que cuando he visto la celebración jamás me ha sugerido la menor violencia y en cambio sí me ha llamado la atención la alegría de la fiesta que se monta.
Quizá sea porque yo también cuando era joven me perdí muchas tradiciones de mis tierras, pero ahora me resulta interesante conocerlas, aunque considere que muchas de ellas sólo deben mantenerse en el museo etnográfico.
Y en cuanto al protagonismo de la mierda en algunos ritos en Catalunya (el tió, el caganer) no hay nada escatológico por medio, se trata de resaltar lo que simboliza la fertilidad de la tierra, algo muy normal en el mundo rural. Una que se dedica a transformar la mierda en abono, no puede extrañarse por esas cosas tan naturales.
Salut i força merda!!

sonia dijo...

Sí Marieta, de acuerdo en eso, es la fertilidad de la tierra, pero eso lo sabemos todos los que tenemos mundo rural alrededor.
Pero unas culturas lo toman a aprecio y otras no, aquí el eguskilorea (la flor que simbiliza al disco solar, al circulo que ilumina)y el sol también tiene una relación directa con la vida, la tierra y la energía.

Existen los símbolos y unos pueblos se acogen a unos y otras a otros.
Ni te digo Freud lo que llegaría a interpretar sobre esa fijación anal, la fertilidad, la "riqueza" y la economía..

En Francia, pendant la Nöel, el postre es tambiñen un tronco. Una especie de brazo gitano recubierto de chocolate, al que se le hace unos dibujos que imitan los nudos del árbol.
se llama : el tronco de Navidad.

Salud y mucho sol en nuestras vidas, muchos eguzkiloreak