No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.(Marcus Fabis Quintiliano)

La vergonzosa defensa de la poltrona

| 14.1.10



El párrafo remarcado es una de las propuestas de la xenófoba Plataforma per Catalunya (PXC), partido liderado por el ultraderechista Anglada, cuyo discurso populista encuentra una respuesta favorable en algunas zonas con alta densidad de población inmigrante y, por supuesto, con un caldo de cultivo bien alimentado por el racismo de los autóctonos.

El pleno del ayuntamiento de Vic acaba de aprobar por mayoría que no se empadrone a los inmigrantes que califican de “ilegales”, pero los cuatro concejales de PXC no han tenido más que emitir sus votos favorables, ya que la propuesta ha sido presentada por el equipo de gobierno que forman CiU (alcaldía), ERC y PSC. Anglada, mientras tanto, celebra su triunfo y se pavonea de haber obtenido por fin el reconocimiento del consistorio a sus iniciativas.

El alcalde y sus socios justifican esta medida en base a la ley de extranjería (aunque el empadronamiento concierne al régimen local) y afirman que su pretensión es controlar la emigración, pero por supuesto no explican cómo se lo van a montar para ocultar a todas esas personas que, a pesar de no existir para el gobierno municipal, seguirán llegando a Vic, vivirán en algún sitio, tendrán enfermedades, hijos que no podrán ir a la escuela… y, previsiblemente, se verán empujados a la exclusión social gracias, entre otras cosas, a la irresponsabilidad y a la demagogia del gobierno municipal.

El miedo a perder sus sillones ante el avance en Vic de la “cosa de Anglada” es en realidad lo que ha llevado a los tres partidos del gobierno municipal a adoptar como propia una propuesta de la oposición ultra, que, de momento, ha despertado la indignación de algunos sectores sociales, las tímidas críticas de las direcciones nacionales de los tres partidos implicados y el aplauso del PP, que reclama su extensión a otros municipios.

Y es que la cohesión social, especialmente cuando aparece la inmigración, se convierte en una materia incómoda ante la imposibilidad de complacer a todos los sectores de posibles votantes. Son los efectos del oportunismo político, sólo cuando está en juego la disminución de las arcas municipales se recurre a la pedagogía para justificar la adopción de medidas impopulares en nombre del civismo, de la seguridad vial o de lo que haga falta. Pero no están dispuestos a pagar ese precio cuando se trata de combatir las ideas más reaccionarias de algunos sectores de la ciudadanía, porque, a fuerza de buscar justificaciones, también algunos políticos llegan a convencerse de que la vulneración de los derechos fundamentales no es tan grave cuando se trata de complacer a los autóctonos (o sea, a los que pueden votar).

Lo cierto es que, aunque no pueda meterse en el mismo saco cualquier medida, y en el caso de la negación al empadronamiento se incluye la negación de derechos básicos que son independientes de la situación administrativa y del origen de las personas, las políticas de cualquiera de los tres partidos implicados no son precisamente un ejemplo de coherencia ante la defensa de unos derechos universales que nadie se atreve a cuestionar abiertamente. Por ejemplo, la utilización de la cuestión identitaria (Anglada también lo hace) para esgrimir exigencias excluyentes y discriminatorias hacia los inmigrantes ha aparecido en más de una ocasión en las propuestas de algunos partidos catalanes. Con otros matices, la actitud del PSC y PSOE, tampoco es demasiado convincente y la pretendida firmeza de Corbacho en su defensa de los derechos fundamentales de los inmigrantes ante los políticos de Vic se desvanece cuando se trata de restringirlos mediante las modificaciones cada vez más abusivas de la ley de extranjería.

No hay duda de que existe un problema, pero el ascenso de los partidos xenófobos en Europa no se impedirá intentado esconder la dura realidad que comporta un mundo lleno de desigualdades. No es fácil acertar a ser justo y equitativo cuando existen presiones tan fuertes como las que se dan en el contexto de Vic, pero desde luego, la alternativa de asumir el populismo de la ultraderecha por parte de los partidos democráticos es un despropósito que sólo puede conducir a agravar la ya maltrecha cohesión social.

35 comentarios:

Moli dijo...

Y mientras unos....

otros... http://www.goiztiri.es/cas/index.as

http://www.lankidetza.info/4DACTION/DetalleONGWeb/3732/C

Con los primeros de arriba, que sigan con su abuso, no pierdo ni un segundo; con estos dos y más así tienen mi tiempo y la ayuda que necesiten.

Por que como "me dijo un amigo":

http://www.goear.com/listen/dc26fce/la-vida-no-vale-nada-pablo-milanés

Io dijo...

Leo con preocupación lo que se publica sobre Vic y la cuestión de los inmigrantes en situación irregular. El que la noticia venga de Vic, es lo de menos, para mí. Ya ha habido explosiones violentas en distintos puntos de España, con anterioridad y en relación con conflictos entre inmigrantes y población local. En Vic la explosión aún no se ha dado, pero puede estar rondando.

El tema es complejo y no soy capaz de abordarlo en un post.Me preocupa y me preocupa que el "buenismo de muchos"- aquellos alegres mensajes del tipo, "papeles para todos" - esté abonando, en alguna medida, este rechazo de muchos más que los votantes del grupo de Anglada hacia los inmigrantes, comenzando por los que están "sin papeles".

Quiero recordar aquí lo que ha ocurrido en Francia donde la zona de Marsella fue, durante décadas, plaza fuerte del Partido Comunista Francés y donde la moda fue, también, un no querer atender las muestras de disgusto que afloraban con motivo de la fuerte presencia de inmigrantes. Hoy,, la zona de Marsella es uno de los puntales del "lepenismo", a cuenta en parte, de haber querido suplir, con "buen corazón" tan sólo, un enfoque racional sobre el asentamiento de población inmigrada en la zona que era necesario y no se hizo.

El discurso "buenista" de todo el mundo tiene derecho a ir de un país a otro y el que no lo acepte así es un mal nacido,choca con la realida, choca con los estudios disponibles desde hace décadas en relación con los conflictos que se generan cuando más de un 15 % de la población en una zona es de origen foráneo y se ha asentado allí en un corto período de tiempo.
Hay dos elementos que no debiéramos perder de vista:
- la solidaridad de acogida no se acepta, sin más, cuando se interpreta como un riesgo grave para la pervivencia de la propia sociedad que recibe a los inmigrantes.
- sin estabilidad interna en la sociedad de acogida, no hay futuro que ofrecer, ni a los que llegan, ni a los que ya estñan en el territorio.

Tema peliaguado y que tiene muchas facetas y demasiadas aristas que cortan.

No sé, Marieta, si el tema de mantener la poltrona es básico en lo que está pasando. Me temo que no, me temo que es una cuestión de mucho mayor calado, desgraciadamente y que invocar "derechos universales" que no son tan ubiversales y a veces no son ni derechos, no basta.

Proteger al más débil lo entiende y lo asume mucha gente, pero ver cómo se monopolizan las ayudas escolares de comedor, de transporte escolar y de lo que quieras, porque la mamá de los cuatro niños magrebíes no puede ni salir de casa porque su Mohamed no la quiere más que para que haga el pan en casa y para hijos, no le sienta nada bien a la pareja de autóctonos con dos niños, que no llegan a fin de mes ni saliendo a trabajar los dos cada día a las siete de la mañana y regresando a las 8 de la noche. Y eso, por ejemplo, ¿como se arregla?

Saludos.

Fleya dijo...

Pues yo creo que se arregla con un control efectivo de las ayudas.
Lo que está haciendo muchísimo daño es que, a día de hoy, las ayudas se dan de forma casi indiscriminada y con un nivel muy bajo de control y exigencia de contrapartidas, y todos sabemos de casos de abuso flagrante. Eso es lo que cabrea al personal.
No que se les ayude, que es algo con lo que muchos podrían estar de acuerdo, sino que no se les exija casi nada a cambio, a diferencia de los "autóctonos" que, al estar controlados de muchas maneras, tienen más difícil el acceso a las ayudas.
Lo que cabrea como un mono al personal es el agravio comparativo, no la ayuda en sí. Y el nulo control.Un tío multirreincidente en delitos menores no debería estar cobrando subsidios, como sucede habitualmente. Porque eso es lo que alimenta la xenofobia. Y una vez que se ha dado de comer al troll, es muy difícil pararlo :-))

sonia dijo...

Pasa siempre igual que pasa lo mismo.
Cuando empezamos a hablar de inmigración hablamos de robos, gente caradura, conflictos en zonas con 15%---
Pero creo que no va por ahí el post, el post va como sucedio con Le Pen en Francia, que la extrema derecha (porque la otra la derecha que ya la tenemos asumida como gobernante)esa la extrema está en el panoráma para nutrir nuestro èqueó o gran racismo que todos llevamos dentro.
!Menudo avance de nutrición del carajo, que nos hace ciegos hacia el causante de los desastres económicos y sociales, y que no son los pobres, los marginados ni los inmigrantes!.
Y es que la extrema, la derecha avanza gracias a este discursoi "legal" del tú si puedes estar aquí y tú no (!!QUé más quisieramos muchas y muchos que quitaran enpadronamientos a muchas y muchos de bilbao, hombres y mujeres de pro, auténnticos ladrones, y caraduras de guante blanco desde Consejos de ADmonistración y Bancos y Cajas!!
Pero no, queridos amigos, aquí se trata de juzgar a los de abajo.

La extrema, ahora me refiero a la izquierda, esa que ya no se puede nombrar sin peligro de ser procesado, a vetado, esa por desgracia pienso yo, no existe en el panorama, esa no opina, si se le alia nadie...la extrema derecha siempre ella rutilante, y sin mancha, siempre ella soberbia, avanza de nuevo...

¿hasta cuándo?.

Todos somos inmigrantes,de una cierta forma no hay más que buscar en nuestras familias, eso sí unos mucho más pobres que otros.
.

Impe dijo...

Me conformaría, con que los análisis políticos, de quienes están en política tuvieran la hechura de éste post.
Si los emigrantes vinieran como esclavos, en las condiciones que por la historia conocemos, seguro, que estarían llenos los puertos para pujar por su valía.
Puedo entender, a quien vive en el gueto y también reclama su derecho, pero entiendo peor a quien se queja, porque el piso de etxebide le ha tocado al negro en vez de a su hijo.
Los políticos saben, que no pasando muchos años, esa mano de obra barata, va ha ser necesaria, pero no creo que ningún político salte al ruedo de ésta disertación, como lo hacemos U.D o Yo. Posiblemente, por eso gobiernan partidos de derechas con el voto, de quienes creemos estar a la izquierda y votamos lo que nos interesa.
Sin acritud

M i K e L dijo...

Muy bien Marieta por el análisis sesudo y razonado. En épocas de bonanza se cuestionan menos ciertas cosas y cuando hay crisis, zas! en toda la boca.

Muy de acuerdo con Impe, "niquelao" te ha quedado.

Sonia: "Todos somos inmigrantes,de una cierta forma no hay más que buscar en nuestras familias, eso sí unos mucho más pobres que otros." CHAPEAU!

impe dijo...

Tú tampoco eres manco cuando quieres ladrón
Saludos

Marieta dijo...

Aunque toque cosas que ya se han comentado, quiero insistir en algunos aspectos.
No creo que sea erróneo el asunto de la defensa de la poltrona, las tendencias sociales condicionan cada vez más las actuaciones de los partidos y no es novedad que son capaces de hacer mil filigranas para evitar que el votante se escape. Eso es lo que mantengo, que actualmente las diferencias en las políticas de cada partido (entendidas como gestión de lo público) son cada vez menores porque la excusa de "siempre es mejor que estemos nosotros que los otros" se ha convertido en el leitmotiv de los que se dedican a eso que llaman gobernar, hasta el punto de que la presunta izquierda asume que para competir con la derecha se ha de situar en su terreno.
En materia de emigración el rechazo social a lo que viene de "fuera" es casi inevitable, el asunto es complejo, pero excepto la derecha, cuyas propuestas están en consonancia con el sentir popular, el resto de partidos navega entre el paternalismo y los golpes de efecto represivos y discriminatorios. Y esto no ayuda.
Hablo con la experiencia de vivir en un barrio donde hay casi un 40% de vecinos procedentes de países extracomunitarios, y un 80% de inmigrantes si consideramos a los que no somos originarios de Catalunya. Son barrios con todo tipo de carencias y en los que no existe un tejido social estable porque la gente se compra un "piso ideal parejas" (o sea un quinto sin ascensor) y se largan a los dos o tres años. En definitiva, un polvorín que para los políticos locales sólo merece un poco de maquillaje de tanto en tanto para disimular su degradación. Pero, a pesar de todo, los vecinos no exigen al alcalde que mejore el barrio, sino que eche a los moros. Es lo que dice Sonia, en otras palabras: el que llega el último y está en peores condiciones carga con todas las culpas.
Por mi parte, no pienso justificar algo que no comparto, venga de un extranjero o de un autóctono, y aunque estoy dispuesta a intentar desmontar con actitudes pedagógicas los miedos irracionales de mis vecinos, también lo estoy a denunciar el egoísmo y la intolerancia que se esconden tras muchas actitudes discriminatorias.
Vaya, que me parece que mejor no me presento a las elecciones, no tengo el menor futuro (ni intención).

Marieta dijo...

Os recomiendo la lectura de este artículo de Jordi Sànchez publicado en el Periódico de Catalunya, en el que hace un análisis muy interesante del caso de Vic.

el jukebox dijo...

Marieta, un artículo soberbio.

Io dijo...

Para Marieta (I),

Hablando de Cataluña no se te escapa que "Jordi Sánchez" es como demasiado genérico para situar adecuadamente al personaje que firma ese artículo de El Periódico, por más que se presente con el añadido de "Profesor de Economía Política de la U.B."

Ahora bien, si el firmante fuera Jordi Sánchez i Picanyol, podríamos completar su presentación diciendo, por ejemplo:
Nacido en Barcelona. Profesor asociado de Ciencia Política. Director de la Fundació Jaume Bofill. Ha sido miembro del Consejo de Administración de la CCRTV desde 1996 hasta el año 2003. Ha participado en la coordinación de diversas obras y es autor de distintas publicaciones. Las más recientes son: Models i reformes de l’estat del benestar, Política y poder. Una introducción a la Ciencia Política y Democracia electrónica. Es colaborador en distintos medios de comunicación como analista político y de temas sociales; entre ellos, TV3, El País, Avui y El Periódico.

Io dijo...

Para Marieta (II)

Y quienes tengan alguna idea de la orientación política de la Fundación Bofill podrán situarse mejor respecto del autor y respecto del texto que acaba de publicar.
Lástima que no quede reflejado a qué cuota de partido debió su presencia en el órgano de control -ideológico, más que de buena práxis profesional o de buena técnica de gestión- que ha sido y es la CCRTV.

El artículo al que te refieres, Marieta, me suscita mucho menos entusiasmo que a ti misma y a otros blogueros que se han manifestado aquí, por varias razones. Y no es la de menor importancia - para mí- la que le reprocho, de lanzar afirmaciones con muy escasa argumentación. Afirmaciones que sólo el paso del tiempo pondrá en su lugar, ya que son indemostrables al día de hoy. Por ejemplo:
a)
" Limitar la inscripción en el padrón no acaba con los ‘sin papeles’ ni mejora la convivencia y la cohesión."

Tiene toda la razón al afirmar que esa limitación no acaba con los sin papeles, pero es absolutamente gratuita y está huérfana de justificación el resto de la frase.

¿En qué se basa para asegurar que tal medida no mejorará la convivencia? En nada.

¿En qué se basa para asegurar que tal medida no mejorará la cohesión?En nada.

b)Más de lo mismo cuando escribe:
"La limitación de la inscripción en el padrón puede ser perfectamente ajustada a la ley, como el informe Roca asegura, pero ni va a mejorar la convivencia ni va a incrementar la cohesión social ni va a permitir a los ayuntamientos afinar mejor en su política pública de la gestión de la inmigración. Eso lo sabe cualquier alcalde y concejal de nuestros municipios. Otra cuestión muy distinta es si consideramos que detrás de la propuesta de Vic hay la voluntad de expresar un malestar por las circunstancias que hoy condicionan las políticas de gestión de la inmigración."

Sigue despachando afirmaciones sin apoyo argumental. A mí no me vale "que lo sepa cualquier alcalde o concejal de nuestros ayuntamientos", lo que espero del articulisto es que enumere esas razones que "ya saben" los ediles,según J.S, que las desmenuce y que las valore, en su caso. El resto es pura "filfa" argumental. Para mí, esa parrafada vale menos que "un duro sevillano" porque no hay argumentos, sólo hay afirmaciones en el vacío.

Io dijo...

Para Marieta (III)

Y si me he de detener en sus "tres facgtores relevantes para el debate público", no va a salir mejor parado a mis ojos. Me voy a centrar sólo en el primero de ellos.
Escribe:
"...tiene que ver con la enorme desproporción entre las competencias reconocidas y los recursos disponibles de los gobiernos locales, por un lado, y la naturaleza y calado de las respuestas políticas que se deben dar desde el ámbito municipal para garantizar la cohesión social y la convivencia,"

Pues bien, en mi opinión, entrar de ese modo en el debate sin destacar que la mayoría de los más de 8.100 municipios españoles son meros reminiscenciar arqueológico-administrativas carentes de la base demográfica mínima para poder ejecutar ninguna política pública de cierto rigor, es hablar sin ton ni son. Y pasa lo mismo si restringimos el ámbito a los ayuntamientos de Cataluña - más de 900 - tienen la misma falta de funcionalidad que tantos y tantos otros del resto de España.
Recordaré, que ya en 2008, más del 70 % de la población de Cataluña residía en los únicos 63 municipios que superaban los 20.000habitantes. Y en 2001 eran 520 los municipios con menos de 1.000 habitantes, de los cuales 399 tenían menos de 500 habitantes, sólo 30 menos de 100.

Io dijo...

Para Marieta (IV)

¿De qué competencias municipales está hablando, entonces, el autor del artículo? O sea que parece reclamar más medios para unos entes locales que, en su mayoría, deberían desaparecer por ser incapaces de prestar servicios esenciales por su propia e inadecuada dimensión y no sólo por ausencia de medios económicos suficientes.

Pero ese debate, el de la reorganización del mapa municipal, se viene soslayando desde hace décadas.
Fuente: "El eterno debate sobre la reforma del mapa municipal. El caso de Cataluña"
http://www.raco.cat/index.php/RevistaGeografia/article/viewFile/46140/59922

¿Y qué decir de los gobiernos autonómicos, entonces? Pues hace el autor del artículo, J.S., una afirmación contundente, la de que "no tienen margen" pero ni detalla en qué pudiera consistir ese margen, ni de qué modo resultaría más coherente a efectos de abordar ese debate sobre la inmigración que reconoce como "inaplazable".

Io dijo...

Para Marieta (V)

Por resumir mi apreciación sobre el punto. No me vale que reclame mayores competencias para los ayuntamientos si la configuración actual de la mayoría de los que tenemos, no es funcional. Arréglese primero el mapa local y luego dótese a los ayuntamientos (o a las entidades locales que los ssustituyan) de las competencias y de los medios que convenga al interés general, no a la voracidad de los partidos políticos, ni de sus conspicuos cabezas de lista municipales.
Y en cuanto a las comunidades autónomas, váyase con tiento antes de desorganizar más , en 17 direcciones distintas, más las de Ceuta y Melilla, lo que debiera de ser - para mí- una respuesta coherente basada en el interés general y que fuera compatible con el tratamiento de la cuestión de la inmigración en el ámbito de la Unión Europea.

Y me paro aquí. Ya le he dedicado un rato al artículo de marras, que me parece nada brillante y menos orientador aún.
Ya lo siento, Marieta, pero lo pienso así y así lo escribo.

Puedo equivocarme, claro. Solo espero buenas razones para cambiar mi punto de vista.

Saludos.

El jukebox dijo...

Desde luego, Io, no sé cómo será en Cataluña, pero en el País Vasco el hecho de que sobre los ayuntamientos vienen recayendo históricamente competencias extramunicipales es algo reconocido por todas las partes. Por ejemplo, gastan más en políticias de empleo que el propio Gobierno Vasco, pese a ser una materia competencia de este último.
Pero hay más: desde centros de enseñanza de euskera a residencias de la tercera edad y otras prestaciones sociales. Eudel cifra el gasto anual en esas materias extramunicipales en 500 millones de euros. El tema es una reivindicación histórica, pero claro, sólo ha cobrado fuerza con la crisis y la caída de los ingresos municipales.
En tu primer post, citabas el caso de Marsella, que pasó de ser feudo comunista a bastión del FN. Pues sigamos el ejemplo hasta el final: dos décadas después de semejante cambio, sus problemas continúan intactos. O mejor aún: si antes tenían un problema, luego pasaron a tener dos.

Io dijo...

Hola juke, si me permites la familiaridad de acortarte el nick.

Porque no tengo ningún interés en que se reproduzca en España lo que ocurrió en Francia es por lo que expuse mi inquietud.

Hace demasiados años que que centré mi interés en ese tema como para que lo deje pasar por alto como si no fuera conmigo. Va conmigo y me parece que va con todos. No sería bueno, entiendo, que se diera una nueva versión, ahora a cuenta de la inmigración, de la desidia reflejada en el poema del pastor luterano Martin Niemöller,“Cuando los nazis vinieron a por los comunistas” tantas veces atribuído erróneamente a Bertol Brech.

Me hablas de los ayuntamientos de la CAV y te creo, estoy convencido de que es tal cual relatas. Conozco poco aún la situación aquí, pero manejando datos ya antiguos observo que estáis en una situación algo menos mala que en el resto de España, el volumen de población de muchos ayuntamientos de esta Comunidad no es tan precario para la prestación de los servicios que pretenden como sí ocurre en Cataluña o en otras Comunidades autónomas. Lo que no significa que no estime conveniente, también aquí, una notable modificación del mapa municipal.
Tengo a la vista un documento ya antiguo pues trabaja con datos de 1981 y además se va del ámbito que yo comentaba, el de la CAV, pero da idea de lo que ya entonces ocurría. Sólo el 3,6 % de los municipios de Vizcaya tenían menos de 2000 habitantes, por ejemplo.
http://www.euskomedia.org/PDFAnlt/riev/3107190729.pdf

A diferencia de lo que ha ocurrido y ocurre en otras zonas del planeta, en Europa se está desarrollando la idea de que conviene establecer una inmigración selectiva. No es una novedad mundial ese criterio, pero es una novedad, hasta donde yo conozco, en la mentalidad europea. Y si la ciudadanía europea asume mayoritariamente ese punto de vista y es capaz defenderlo eficazmente, los inmigrante ilegales habrán de contar con ese nuevo escenario. Y quizás eso les lleve también a retornar a sus países de origen y a plantear allí las reformas que dejaron pendientes cuando los abandonaron.

Se va extendiendo una reflexión que traslada sobre las poblaciones inmigrantes una paerte de la responsabilidad de lo que ocurre en sus sociedades de origen. Y no deja de tener su lógica esa crítica. En efecto, la mayoría de los emigrantes forman parte de la fracción de población más dinámica y capaz de asumir más riesgos. Al tratar de obtener en Europa o donde sea una mejor posición personal, cosa a la que tienen todo el derecho, privan a sus sociedades de origen de la contribución positiva que allí podrían aportar si promovieran los cambios que necesitan y esa dejación de su "responsabilidad hacia el país" no se compensa con la mera remesa de divisas.

Es polémica la cuestión, pero no deja de tener su lógica y de jugar en contra del "buenismo" de papeles para todos.Y tildar de "xenófoba" o de "extrema derecha" tal posición me parece un error en cuanto análñisis de la realidad y un problema táctico porque magnifica falsamente el número de los nostálgicos de la "pureza de la raza" y prejuicios similares que tanto daño causaron ya en esta Europa de mis amores y de mis dolores.

Otro día más, si no te has aburrido. Hoy ya no tengo tiempo para esto.

Saludos.

Marieta dijo...

Tengo a Jordi Sànchez como una persona sensata, aunque no comparta todas sus opiniones, pero además su pasado o presente no impide que me interese su opinión y sigo creyendo que en este artículo pone sobre la mesa factores que influyen en la realidad de los municipios con altas tasas de inmigración.
No me parece ninguna insensatez afirmar que cualquier alcalde sabe que no se puede esconder la realidad y que no empadronar a los que llegan llevará a aumentar la exclusión y a fracturar aún más la cohesión social y la convivencia. Los de Vic, saben muy bien que no pueden arriesgarse a dejar descontrolada a la gente que llegue ya que les supondría una enorme inversión de tiempo y recursos (desmontar barrios de chabolas, enfrentarse a más delincuencia…) y un coste político muy elevado.
Por otro lado, como dice Jukebox, también aquí los ayuntamientos han asumido muchísimas competencias de ámbito supramunicipal, pero en el caso de la inmigración además de cubrir lo que no hacen los "de arriba" se han comido solitos todo el marrón. Por eso no creo que sea desacertado afirmar que hay una desproporción entre los recursos que reciben los municipios y la responsabilidad que asumen, porque además de garantizar los servicios habituales a toda la población deben asegurar la cohesión social y para ello poner en marcha programas específicos para los que nadie ha previsto recursos económicos ni tampoco unas orientaciones globales de actuación.
Tanto estos programas como los servicios encargados de ellos se han ido improvisando sobre la marcha, tirando de subvenciones diversas ante la falta de dotación económica estable, y no es exagerado decir que en muchos casos el esfuerzo y la voluntad de los técnicos municipales y de las asociaciones ciudadanas han conseguido que los resultados alcanzados superen con mucho lo que se cabría esperar de la poca generosidad e imaginación de los políticos.
Así se han ido definiendo las políticas de inmigración en Catalunya, de abajo arriba, reuniendo experiencias e intercambiándolas. Mientras, los ministerios se ocupan de los “grandes asuntos”: las colas en los gobiernos civiles para renovar papeles, o la expulsión y detención de cuatro desgraciados, por ejemplo.

el jukebox dijo...

Descuida, en absoluto me aburres. Cuando pones muchos enlaces y así, me abrumas un poco, pero aburrirme, nunca.
Creo que el caso de Marsella que traías a colación es muy pertinente. Lo que digo es que observemos el ejemplo hasta el final: ninguno de los supuestos problemas que auparon a la ultraderecha ha desaparecido. A cambio, Marsella ha quedado como paradigma europeo de cómo la clase obrera con tradición se pasa a la xenofobia cuando tiene a mano extranjeros a los que culpabilizar y aparece alguien dispuesto a sacar provecho. Un golpe para la autoestima colectiva (y para los aficionados a las novelas negras de Jean-Claude Izzo).
Lo de que los emigrantes -bueno, dejémoslo en algunos- son las elites de sus respectivos países es un discurso que lleva en circulación al menos desde los noventa. Puede ser, pero ¿qué hacer para evitarlo? Si las ideologías se han ido al guano y ya nadie cree en las transformaciones colectivas... Al fin y al cabo, todos criticamos el caso de Cuba, que impide la salida del país de los cuadros cuya formación ha sufragado el estado.
Por último, no es que esa postura que explicas en el último párrafo sea "xenófoba" o "de extrema derecha". Quizás no sea así necesariamente, pero lo que es indiscutible es que es su 'placenta' (por utilizar la expresión de Cercas respecto al 23-F).
Estupefactos deberíamos observar cómo, en pocos años, las posturas de un Haider han pasado de convertirle en un paria inaceptable en Europa a ser el pan nuestro político de cada día.

Saludos

Marieta dijo...

¿Cómo vamos a decir a nadie que se quede a levantar un país y no tire la toalla cuando aquí hemos renunciado a tantas cosas y somos cómplices de muchas más? Nuestro bienestar no nos cae del cielo y nos callamos la boca ante el apoyo de nuestros gobiernos europeos a monarcas y gobiernos corruptos, aun sabiendo que eso es exportar represión y miseria.
No es lícito pasar la responsabilidad de apagar ese fuego a los de allí sin valorar las chispas que desde aquí les mandamos.

quecaro dijo...

No comparto la idea que la clase trabajadora que votaba al PC francés acuda a las llamadas de Le Pen los 1 de Mayo, que viene siendo más habitual o que sea xenófoba.
La clase trabajadora con conciencia de ello, sigue apoyando a los movimientos antiracistas en Francia y en tdas partes.
Pero si es cierto que es muy fácil despertar al racista que todos más o menos llevamos dentro contra los que consideramos "inferiores".
Nadie, a nadie oigo ,meterse con los árabes marbellíes, esos que llenan las notas de sociedad cuando acuden con su séquito y dan propinas en los casinos, y hoteles de lujo.
La lucha de clases es internacional, de aquí y allá. !lástima que nos quedemos en el discurso racista sí racista no, y no vayamos al origen de todo ello el capitalismo como sistema económico y social.

Cuba, deja tremendamente salir de sus fronteras a cientos de médicos, por cierto a 332 médicos que el periódico El País silenciaba, repertoriando todas las ayudas internacionales, en este caso a Haíti.
Y no sólo van a Haíti, sino a toda hispanoamaerica, y hasta a EEUU a operar a los pobres del milagro americano.

!Qué chollo esto del racismo, meternos con el pobre y no con el que lo origina!

Quizá un día.

el jukebox dijo...

No es que la clase trabajadora de Marsella sea xenófoba, quecaro, sino que se hizo xenófoba. Para las clases altas o medias altas, los inmigrantes son en el mejor de los casos empleados en potencia, así sea del hogar, pero para los currelas son la competencia: ambos se disputan los mismos puestos de trabajo, los mismos barrios, los mismo sueldos, las mismas ayudas sociales, etc...
En cuanto a lo de Cuba, en efecto, el primer hospital de campaña en Haití lo han montado ellos. Pero no es que deje salir libremente de sus fronteras a cientos de médicos, es que los envía el estado.

quecaro dijo...

Sigo, querido Juke, sin verlo claro.
En el seno de la clase trabajadora hay sentimientos antiracistas, en los sindicatos denuncian las condiciones de explotación a los que se ven sumidos muchos trabajadores inmigrantes .
Creo que esta idea de que los trabajadores competimos con los inmigrantes es una excusa para dar a los movimientos racistas más representación de la que en realidad tienen.
Generalizan más que lo que la realidad demuestra.
Pero reconozco que es fácil despertar esos sentimientso que todos tenemos,y que conseguimos controlar con muchas dosis de sentido cómún.

Cuba envia médicos a países de hispanoamerica, Haití y no lo hace por nada, a cambio les da ordenadores, frigoríficos o cadenas de música.Lo sé porque lo he visto.De esta forma, durante unos años ellos, hacen capañas de educación sanitaria, o operan de cataratas en Venezuela,o hacen campañas de vacunación....
LO más curioso, a nuestros ojos, es que hay médicos que trabajan así, en CUba por 30 euros al día y no piensan marcharse de allí.
!ójala que algún día se acabe el bloqueo! pero este es otro tema.

Io dijo...

Para Marieta:

Formulas una pregunta que no sé contestar.
Ni tu escándolo, ni mi incapacidad para darte una respuesta van a cambiar la realidad.

En 2007 ya se escribía lo siguiente, respecto de España:
"Europa al día | 17.10.2007 | 16:00 UTC
España tiene la mayor tasa de inmigrantes de la Unión Europea

En pocos años, España se ha convertido en el país de la Unión Europea (UE) con la mayor tasa de inmigración, el 10 por ciento, y en el segundo del mundo, tras Estados Unidos.

Así queda reflejado en el Segundo Anuario de la Comunicación del Inmigrante, que fue presentado en Madrid. La población inmigrante crece en el país europeo a un ritmo mayor, el 24 por ciento, que la población española, que crece a un 1 por ciento.

España se ha convertido así en el país más multiétnico de la Unión Europea, y en el segundo receptor de inmigrantes del mundo, detrás de Estados Unidos.

Dentro de la UE y según la tasa de inmigración, a España la siguen Francia (9,6 por ciento), Alemania (8,9 por ciento) y Reino Unido (8,1).

El grupo de inmigrantes más numeroso en España es el de los marroquíes (12,82 por ciento), seguidos de los rumanos (11,7 por ciento) y los ecuatorianos (9 por ciento).

Según el estudio, el 70 por ciento de los inmigrantes que llega al país se queda en él definitivamente. La secretaria de Estado para Inmigración, Consuelo Rumí, destacó que 'en los dos últimos años las entradas de inmigrantes a través de canales legales son superiores a las llegadas de forma clandestina'.

Para 2025 se espera la presencia de más de ocho millones de nuevos residentes en España."

Fuente:
http://www.dw-world.de/dw/article/0,2144,2829089,00.html

Alguna diferencia habrá entre las situaciones de "inmigración aceptada" e "inmigración cuestionada", desde el punto de vista de las sociedades de recepción de esa inmigración.

No sé cómo lo veas tú pero a mi me parece que hay que pararse un poco a valorar esas dos situaciones y extraer algunas consecuencias.

Saludos.

Io dijo...

Para juke:
Traté de señalar que los emigrantes forman parte de la fracción que me parece más dinámica en su propia sociedad: aceptan riesgos, son capaces de cambiar su escenario vital y aspiran a mejorar su propia situación, no se resignan con lo que tenían.
No sé si te refieres a algo parecido cuando hablas de elites; yo no usé ese término.

Puede estar de moda eso de que las ideologías han desaparecido del panorama, pero no sigo muchas modas, tampoco esa. Y encima concibo los fanatismos como una exacerbación ideológica desbordante de irracionalidad, también en el caso de los fanatismos religiosos. O sea que veo un panorama "bastante ideologizado" en muchas direcciones.

Sobre transformaciones colectivas y la fe en ellas, hay mucho que hablar. Hoy parece primar, en nuestro entorno, la exaltación de las minorías (que no es lo mismo que el respeto de las minorías respetables)Pero tampoco eso se lleva a sus consecuencias lógicas pues en tal caso, habría práctica unanimidad en defender la posición de la minoría más vulnerable. Y no hay minoría más vulnerable que la del indivíduo.

Transformaciones colectivas se producen y abundantemente, pero no necesariamente por la actividad política si no por la naturaleza de los cambios técnicos que inciden en la vida de millones y millones de personas, me parece a mí.

La fascinación de quecaro con la situación cubana me tiene a mí fascinado, quizás porque nunca estuve allí, aún.

Saludos.

el jukebox dijo...

Yo tampoco creo en la desaparición de las ideologías, así, en general. Más bien creo que cuando desaparece una, otra u otras corren a ocupar su lugar.
Utilicé "elite" pero me da igual recurrir a otra expresión en este contexto. Serviría para designar lo mismo. Ni siquiera niego que el fenómeno exista, sólo dudo de que sea tan generalizado como para que sirva para caracterizar la inmigración aquí y ahora.

Me temo que lo que dices, quecaro, sobre los treinta euros diarios de sueldo en Cuba contiene algún error.

quecaro dijo...

sí, hay error.
Son 30 euros a la semana.

javi dijo...

Hola !!, me incorporo tras unas semanitas, ocupándome de daños colaterales.
La verdad es que no me apetece leer 27 comentarios.
Viendo de que va el tema solo añadir que solo cuando nos conozcamos a nosotros mismos, podremos juzgar a los demás, cuando llegue ese momento,¡¡ Oh lala !!, cada uno, inmigrante, autoctono, de derechas, izquierdas, .... se podría preguntar ¿ quien entre nosotros es culpable y quien inocente ??.
Seguro que todos somos culpables e inocentes a la vez.

Io dijo...

En 2009, publicaba l´AVUI un artículo y algunos datos relativos a Salt y a la ciudad de Gerona.
Pongo el enlace por si alguien quiere ojearlo:
http://www.avui.cat/cat/notices/2009/10/un_estudi_conclou_que_8_de_cada_10_immigrants_de_salt_i_girona_no_treballen_73880.php

Saludos

Io dijo...

El tema de la inmigración se puede poner también en relación con los cambios que se generan en la sociedad de acogida. La situación en España se sigue presentando como una cuestión de incorporación a una sociedad más avanzada (para muchos de los emigrantes que llegan y en términos económicos, parece poco discutible, ello)y en términos de estricta solidaridad.
Sin embargo ese enfoque difumina otro aspecto que resulta inquietante para muchas personas y que responde a un principio estadístuco muy sencillo:
Todo cambio cuantitativo en una población, si supera un cierto volumen, genera en la misma cambios cualitativos significativos.

Y eso ocurre en términos demográficos, en España, en Europa y en USA.

Podrá no quererse pensar en ello y dejar que fluya el tiempo, sin más.

Pero la realidad es tozuda y aunque el futuro no quede determinado por el hoy, quizas no sea inútil contemplar el presente también desde ese ángulo, el de la incidencia demográfica de la inmigración para la evolución previsible de la sociedad que conocemos.

Dejo el siguiente vídeo para quienes puedan estar interesados en ello. Es sólo una de las muchas reflexiones que cabe hacerse al hilo del tema que trajo Marieta desde Mataró.

Saludos

http://www.youtube.com/watch?v=vJL0vEJJbG4

Marieta dijo...

Io, no voy a discutirte nada sobre los cambios demográficos resultado de las migraciones diversas. Así se han formado los pueblos y hace tiempo que sabemos que no existen las razas y que la uniformidad es tan poco recomendable socialmente como el homocigotismo biológicamente.
Pero he tenido la paciencia de ver ese vídeo que, como bien sabes, no es otra cosa que un panfleto de alguna secta fundamentalista cristiana, además de racista e ignorante.
En fin, pornografía pura, que provoca de todo menos la reflexión.

Marieta dijo...

Debo una disculpa a Io, por el tono de mi comentario sobre el video de los cambios demográficos.
Me excuso porque él lo ha sentido como un "palmetazo" y me sabe fatal que así sea porque no era mi intención agredirle personalmente, pero así lo ha vivido Io.
Lo cierto Io, es que mi indignación, expresada en esos calificativos insultantes del final, no se dirigen hacia ti, sino al contenido del vídeo.
En fin, lo dicho, lamento el mal rollito que te he dado.
Un abrazo

Io dijo...

Aceptadas, Marieta, aceptadas.
Una reflexión, si me lo permites.
¿Alguien piensa seriamente que en la compleja e interdependiente sociedad en que vivimos cabe organizar la convivencia sin prestar a tención a lo que piensan, a lo que proyectan, quienes no comparten nuestro punto de vista? Personalmente pienso que ello no es prudente...ni conveniente.
Y aclaro. No me apunto al relativismo moral "del todo vale". En absoluto. Para mí, ni todo vale, ni todas las ideas son igualmente respetables. Y hablo de ideas sabiendo lo que quiero decir, no es un error. No es que sólo que haya comportamientos inadmisibles para mí (que los hay), es que asumo también que hay ideas inadmisibles, como hay tradiciones inadmisibles. Pero eso es una cosa y otra, bien distinta, es que no haya que estar al tanto de esas ideas, también. Por eso me parece adecuado el poder debatir sobre ellas, sobre ideas que no sólo no se comparten sino que se combaten, pero desde el conocimiento y la comprensión de las mismas, no desde su ignorancia y ninguneo.
Parto de la base de que mis oponentes suelen ser más inteligentes que yo, por más que sus razones, sus fines y sus objetivos puedan ser, en ocasiones, menos adecuados que los que me mueven a mí en relación con eso que denominamos el interés general de la colectividad.
Tampoco me siento en posesión de muchas certezas, así que procuro prestar oídos a lo que puedan pensar otros, procuro hacer la crítica de las mismas respecto de sus fines y respecto de los medios que utilizan para llevarlas a la práctica.

Olvidado ya el "mal rollito", como tú dices, Marieta.

Un ciber abrazo, pues, y gracias de nuevo por tu comprensivo gesto. ¡Gracias!

Marieta dijo...

Io, suscribo punto por punto tu reflexión, totalmente de acuerdo.
Pero también es cierto, que hay actitudes, discursos e ideas que, para quienes estamos implicados cotidianamente en determinados asuntos (en mi caso el tema de la convivencia multicultural, por ejemplo), te producen hartazgo porque las has escuchado mil veces y la experiencia te dice que tras ellas hay una intencionalidad muy clara. Es el caso del vídeo tremendista sobre la “invasión musulmana” o también de otras proclamas proféticas (por ejemplo, aunque en otro sentido, el discurso de Al Gore sobre el fin del planeta tierra) que, desde mi punto de vista, confunden a la gente y no invitan a una reflexión serena y matizada.
En fin… seguiremos debatiendo muchas cosas.

Io dijo...

Para Marieta:

Se ha producido una respuesta de la UE que incide en el tema que sacaste a colación aquí.
He leído lo que traen los periódicos digitales pero no he conseguido leer completo el escrito de Bruselas. Y tengo interés en hacerlo.

Me gustaría conocer tu punto de vista sobre ese documento, si tienes acceso a él y lo lees.

Voy a seguir buscándolo.

Saludos.

Fuentes:
http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100409/53902247032/el-govern-recuerda-a-vic-que-el-padron-no-es-para-controlar-a-las-personas.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/09/espana/1270839835.html

http://www.publico.es/espana/305171/ue/avala/propuesta/vic/empadronar/inmigrantes/papeles

http://www.abc.es/20100409/nacional-inmigracion/advierte-espana-puede-tolerar-201004091359.html