No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.(Marcus Fabis Quintiliano)

¿qué pensaís vosotros?

| 9.4.09



Un estudio británico confirma los beneficios de la regularización del mercado de narcóticos





La legalización de las drogas y la regularización del mercado de los narcóticos podría suponer para Reino Unido un ahorro de unos 14.000 millones de libras (más de 15.000 millones de euros), según un informe que revela los beneficios que esta decisión habría supuesto para los contribuyentes, para la evolución de la criminalidad y para el sistema de Justicia en su conjunto.

Concretamente, el estudio Comparación de los costes efectivos entre la prohibición y la regulación de las drogas revisa las diferencias entre ambas opciones y deduce que las posibilidades se decantan a favor del primer caso, incrementando así la presión que durante años ha instado al Gobierno a realizar un análisis independiente sobre la relación entre coste y beneficio de regular el mercado de la droga.

El informe, promovido por la asociación Transform, a favor de las reformas en el sector, ha evaluado los diferentes aspectos que influyen en el veto vigente, desde el coste de las operaciones de las fuerzas de seguridad a la investigación de los consumidores y de los promotores del mercado, así como lo que representan los procesos judiciales y las consiguientes encarcelaciones.

Además, el colectivo destaca la recaudación que podría suponer un mercado regulado, para lo que invoca los resultados de un estudio de la Unidad Independiente de Control de Drogas, que revela que se podrían generar unos 1.300 millones de libras a partir de la imposición de una libra sobre el gramo de resina de cannabis.


‘La solución menos mala’

El propio prestigioso semanario The Economist apeló recientemente a un debate global sobre la necesidad de reformar el actual sistema, en base a que “la prohibición ha fracasado” y, en consecuencia, “la legalización es la solución menos mala”. Con todo, el informe publicado hoy admite que, paralelamente, existen costes potenciales relacionados con un incremento en los tratamientos contra la drogadicción.

También asume la inversión que generaría la necesaria promoción de campañas en materia de educación e información sobre los riesgos y peligros que conlleva el consumo, en la línea de las que se desarrollan en relación con el tabaco y el alcohol, así como el gasto propio de la gestión de un sistema regulado.

Al respecto, el informe revisa cuatro panoramas potenciales, si bien declara que, pese a todo, “la conclusión es que la regulación de los mercados de la droga es más efectiva desde el punto de vista del coste que la prohibición”. En consecuencia, insiste en que pasar de la prohibición a mercados regulados en Inglaterra y Gales supondría facilitar a los contribuyentes ahorros, así como a las comunidades en su conjunto.

La horquilla de este ahorro va desde los 13.900 millones de libras hasta los 4.600, de acuerdo con los resultados del estudio de las figuras del coste de la criminalidad que maneja el propio Gobierno para evaluar los potenciales beneficios y desventajas de modificar la situación vigente.

Por tanto, el estudio maneja las propias estrategias del Gobierno y del Ministerio del Interior para dar con sus conclusiones, en las que alega que “ninguna análisis de coste-beneficio o incluso una evaluación de un adecuado impacto en la legislación existente ha sido desarrollado aquí o en ningún otro lugar del mundo”.

9 comentarios:

Marieta dijo...

Me parece muy interesante porque es la primera vez que veo una evaluación tan completa sobre los costes de la prohibición. Al internalizar como costes económicos lo que supone la criminalización del consumo y venta de drogas ilegales, están reconociendo indirectamente los efectos sociales negativos de su prohibición, y yendo más allá, se puede interpretar que también están aceptando –sin explicitarlo- que han convertido en delincuentes a gente que por lo que parece no lo son tanto, si pueden plantearse tomar esta medida.
No veo tan claro que el gasto sanitario aumente, alguna vez he leído que la despenalización no implica un aumento de consumo, y aparte de que la posibilidad de control minimizaría los perjuicios de las adulteraciones, que supongo también tienen sus consecuencias sanitarias, el hecho de poder ofrecer abiertamente información puede ser positivo y compensar.
En cualquier caso el resultado económico es un buen argumento; ya que por la vía de la libertad de las opciones individuales no se consigue que cada cual elija como quiere vivir, a ver si tocándoles el bolsillo se consigue acabar con tanta hipocresía con el rollo de las drogas.

sonia dijo...

Estoy de acuerdo en todo con lo que dices, y el último párrafo es tal cual.
Besotes Marieta, guapa.

kanif dijo...

Pues sí, Marieta, es triste pero al final tenemos que acabar siempre en la vertiente económica. En este mundo que nos han montado no existe otra consideración...
Pero no olvidéis que, sean legales o ilegales, seguirá habiendo adictos y muertes por esas substancias, como las hay por el alcohol.
Es la naturaleza humana.

Moli dijo...

Se evitarían muchos problemas mundiales, sociales y personales añadidos. Pero ¿con los menores que consumen o inician sus consumos?

Marieta dijo...

Ahora ya hay drogas despenalizadas y la cuestión de los menores está contemplada: se prohíbe la venta a menores de alcohol o tabaco, y por tanto no creo que la despenalización de otras drogas sea diferente en ese sentido.
En cualquier caso, las leyes no pueden suplir la falta de educación, de alternativas, de oportunidades, ni tampoco pueden impedir que los menores quieran fumar, beber, o colocarse con lo que sea, por mucho que ese lo que sea esté prohibido.
Además, Moli, supongo que estarás de acuerdo en que lo de “menores” tiene también muchos matices y discusión. Aunque legalmente haya un umbral que marca lo que es la mayoría de edad, todo eso es muy relativo. Si alguien cercano, menor de 18 años, consume cualquier droga, lo primero que se me ocurriría es informarle, y por supuesto no tendría la misma actitud si ese alguien tiene 12 años que si tiene 17, por ejemplo.
Petonets

Moli dijo...

A esas dudas me refería, Marieta. ¿Seguirá habiendo por tanto, ilegalidad?. Legislar sobre menores es complicado y delicado en los distintos temas que les tocan más de cerca. Hay drogas y drogas, edades, factores de riesgo y protección... no sé, cuando menos se necesita tiempo para pensar y estructurar todo esto. Un abrazo.

sonia dijo...

Yo recuerdo en Otxarkoaga hace más de 2o años, niños de 10 y 12 años que consumían heroína.
Reportajes de críos en Colombia, en Moscú que viven en la calle todo el día completamente idos y drogados, aspirando cola o fumando de todo nos vienen a decir que los menores no estan a salvo ,por desgracia de nada.
Y por mucha Ley que haya, hay grupos sociales de menores, donde no llega la educación, ni la prevención, por no llegar no llega ni la vivienda, ni los estudios, ni llega nada más que la droga como única forma de vida.
Es triste decirlo, pero la droga les centra, les hace tener un motivo para ese día..!qué horror!
Veo chicos y niños marroquíes en San Francisco aspirando cola, día sí día también..en la estación, en las calles, cuando estan en la estación les va el guarda de seguridad y como hace poco bonito, les manda fuera..y así se van a otro lado.
Pero en San Francisco como es normal que todo vaya mal, nadie hace o dice nada.
Y esos son los menores, menores excluidos, drogados, que se centran en su día a día en cómo conseguir droga, cómo sobrevivir entre borrachera y borrachea de pegamento, luego será fumar, luego aspirar otras drogas y cuando menos se lo esperen, ya estarán en Basauri, o en otra cualquiera y allí seguirán drogándose también.
Porque en las cárceles es así.

Yo creo que la revolución socialista puede ser una buena droga, una droga adictiva..y tan peligrosa como la que más..el asunto es que no está en la calle.
Pena.

javi dijo...

Efectivamente, el asunto está en la calle, pero la solución esta fuera de ella.

.- Soy de la generación del 3 celtas una peseta. Y sino fumabas a los 11/12 años no eras hombre.
Nosotros hemos fumado hojas secas con papel de periodico.
.- Un poco mas adelante, 15/16 años, al monte con la bota de vino, y la botella de cognak
.- Misma edad los blancos de los domingos al mediodía.
.-El balium para estudiar a la noche.
.- Luego vino el LSD, y las otras
.- Etc .....
.- De niños, sin no teníamos apetito nos daban vino quinado, si teníamos costipado, nos daban leche con miel, copita de cognak y aspirina, despues de comer chipirones en su tinta, una copita de licor para " quemar la comida ".
.........
El negocio de la droga se remonta a los tiempos de Jesus cuando transformó el agua en vino en las bodas de Caná.
En el 1971 los niños mexicanos se colocaban con pegamento.

Como veis ya no he mencionado ni heroina, ni coca, ni mari.
¿¿ Como va a salir un crio si sus padres le acostumbran a estar con ellos todo el dia en el bar ??.
Pues precisamente no saldrá barbero, sino barero.
Por eso en la calle está el problema pero la solución fuera de ella.

M i K e L dijo...

Muchos colegas de la adolescencia duermen el sueño de los justos, algunos fulminados por heroína, otros duraron un poco más pero les reventó su hígado alcoholizado, aún otros han luchado contra el cáncer de pulmón heredero de aquellos dos paquetes al día que pasaban a la atmósfera vía sus pulmones (y los nuestros).

La droga apela a nuestros placeres más internos, a nuestros neurotransmisores y nos engancha pero no sólo ocurre con los humanos porque hay elefantes que cogen unas curdas del 15 tomando frutos fermentados, hormigas que se dejan seducir por los líquidos que emana otro insecto que se come sus larvas sin que ellas hagan nada, y monitos que comen hojas alucinógenas para volar un rato.

Nuestra cultura nos podría salvar de caer en la tentación de destrozarnos el cuerpo y el cerebro con sustancias supuestamente perjudiciales, pero hay infinidad de actos culturales que nos incitan al consumo. Es más, si no bebes, si no te evades un poco, no te englobas, no te integras y serás el más sano del cementerio.

Soluciones: control para los peques sí, legalización, ummm, pues si las legales, alcohol, tabaco y medicamentos, se cepillan a una parte importante de la población y dejan para el arrastre a otros tantos, no sé yo qué sistemas de control íbamos a tener para salvaguardar la salud pública.

Ahora tengo que decir el topicazo: TODO ES CUESTIÓN DE EDUCACIÓN.

Ja! Como si los perfectamente educados no se drogaran... JOJOJO