No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.(Marcus Fabis Quintiliano)

| 23.1.09

EXPAL, FABRICA DE BOMBAS
Cerró en Alava y marchó a Burgos y Extremadura, donde siguen fabricando bombas.

ESPAÑA:

-ESpaña es un país terrorista.

-Lea atentamente su Constitución.

-En caso de duda consulte con el relator de Derechos HUmanos.

6 comentarios:

kanif dijo...

¡Jodé, Sonia! Parece que callamos como cobardes. En mi caso es pereza. Aunque pueda pensar que España es un estado tan asesino como los demás, no sé si es terrorista... y la referencias que das a La Constitución y al Relator de Derechos Humanos, como que no voy a ponerme a leerlos ahora.
Pero lo repito, tan asesino como todos los que fabrican bombas, mantienen ejércitos, y reprimen mediante la violencia.

M i K e L dijo...

Bueno, he vuelto. La gripe me ha tenido bien agarrado (en el sentido argentino casi), pero creo que ya tengo la cabeza en mi sitio. Qué os voy a contar de EXPAL que no sepáis. Curiosa la fábrica esa que en un lugar tranquilo como es el valle alavés donde aún está, ha fabricado minas de esas saltarinas que explotan en los genitales, bombas de racimo y todo tipo de munición, bien regada con subvenciones del gobierno vasco y el beneplácito del gobierno español. La venta de armas es un gran negocio desde siempre y si queréis más datos sangrantes visitad nuestra web:
www.antimilitaristas.org

sonia dijo...

El horror, es.
Pensé decir que ESpaña produce efectos colaterales, y como medicamento que bien se anuncie había que consultar el prospecto y consultar con el farmaceútico de derechos humanos.
Pero luego me vino a la cabeza la imagen de niños, y adultos reventados en sus extremidades, o bien muertos y entonces pensé que si uno es terrorista por conocer al amigo del amigo de no sé quién, más terrorista debe ser si fabrica las armas que matan a otros no sé quién.
Suena muy feo, pero huele peor.

¿cuántas veces hemos ido a manifestaciones monstruos pidiendo el cierre de Expal en Alava?
Creo que mi conciencia me dice que ninguna.
Mi mala conciencia.
más o menos.

Abrazos

Moli dijo...

Los verdaderos asesinos son: el dinero, el poder, la imagen, las heridas no curadas y el vivir de espaldas a las sombras de uno mismo. Eso y de muchas maneras, en distintos lugares, grupos, instituciones, empresas, trabajos, administraciones, proyectos, relaciones, sociedades, es... lo con violencia armada hasta los dientes o disimulada, termina matando la vida. La industria de la guerra y la destrucción se sostiene en un mundo sin entrañas. Hay gente que seguirá inventando y justificando ambiciones. Otros muy conscientes de lo que implica y sus peligros, vivimos en paz hasta encontrarla para todos/as el tiempo que sea preciso. Ya sé que no es mucho, pero que se le va hacer. Un abrazo.

sonia dijo...

Pero el dinero MOli, puede hacer comprar vacunas o antiretrovirales.
El poder puede ser democrático o no serlo.
Hay aún algo más profundo que nos separa como en un abismo cortante de la bondad y la compasión.
Cuando hay armas que se fabrican para matar otras personas, o para arracarles de cuajo piernas, brazos.
La mayoría niños.
Hay una película increible que se llama:
"las tortugas también vuelan" encontrarás en Internet, encontrareís escenas de ella, es sobre esas minas y de como un grupo de niños y adolescentes hacen para vivir y morir entre ellas y sobre todo intentar sobrevivir.

Un abrazo, y mucha suerte con tus luchas Moli, llevas razón auqnue no te la den, pero en esta sociedad por dar no se da ni los buenos días.
Yo te deseo todos buenos, y las noches ;-)
Besos MOli.

Moli dijo...

Sonia, gracias. Has dado en el centro, conmigo sobretodo.

El dinero: sólo tiene sentido si no te pertenece todo lo que tienes gracias a él y se comparte.
El poder: no es una vara de mando sino una toalla y una jofaina para servir.
La imagen: es querer la empatia con el otro/a y no sólo con uno mismo.
Las heridas: son para hacerte más hermano de la vida si te dueles con ellas y te curan.
Las sombras: siempre son la luz mal enfocada.
Y sí, que me/nos quiten todo y nos quieran convencer de tanto tan baratija que yo me quedo como tú con bondad y la compasión (las verderas) y mis auténticos tesoros, incalculables.
Mi estar está con los pequeños, lo más desdibujado, menos deslumbrante de cualquier estructura cada vez más. Y que sea la vida quien finalmente decida todo. Por mi parte, lo tengo claro y lo dejaré claro mañana, pasado, o cuando sea. Y cada vez creo más que ya con ese posicionarte, sin grandes discursos, estás diciendo no a lo terrible de tu post y de otros que recogen la miseria acumulada en lo peor de nosotros mismos. Otro abrazo