No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.(Marcus Fabis Quintiliano)

Feliz Navipuaff!

| 28.11.08

Estaban las luces inauguradas. Día del encendido. Alcalde, Concejales, Consejeros niños y niñas. De repente, en la gran riada de luces de la Gran Calle y del Gran Almacen, una bombilla fundida.
-"Mira, aquella de allá de la esquina"
-"¿Dónde?"
-"Mira aquella, mujer ¿estás ciega? . Allá arriba ¿la ves?"

Todo el mundo se pone a buscar la bombilla fundida. Todos señalan con sus gélidos deditos, aquí y allá. Los carteristas hacen su tarde. Van deshojando carteras como margaritas:" ésta sí, ésta no, ésta sí".

Una mujer le toca el culo al alcalde:
-"Señora! ¿qué hace?"
-"UY! Perdone, estaba buscando las gafas..en el bolso".

La bombilla, que parecía fundida, comienza timidamente a vibrar.
-"Mirad, mirad....se enciende, se enciende!!!"
Todos vuelven sus caritas ante la maravilla, la luz vibra, vibra.....subitamente reluce más de 2000 watios, es una superbombilla, otra nueva atracción postmodernista, y !!SSSHUMBZZ!!! todas las luces de Bilbao se apagan.
Sale un tufillo de cable quemado.

La Gran Vía a oscuras, no suenan ya cancioncillas de Gran Almacen...todo queda como boca de lobo.

Llegó la Navidad.

21 comentarios:

kanif dijo...

El otro día se instaló el debate en "el Bule" sobre si había que poner luces de navidad o no, y prácticamente todo el mundo daba por sentado que con luces habría más ventas y que eso paliaría la crisis... y digo yo: ¿Cómo saben que no habría las mismas ventas sin luces? Se llevan tanto tiempo poniendo que no se sabe qué pasaría si no se ponen... decían que la calle estaría menos iluminada...¿Y las farolas? ¿Las apagan por la bombillitas de navidad?
Yo quiero que se pruebe a no ponerlas.

sonia dijo...

Pasa que se ilumina todo,pero por dentro nos vamos apagando.
Como si las luces fueran robando aquello que de luz nos queda.

Más o menos, ya sabes.
Yo estoy por la oscuridad navideña, y por tener luz solo en los más íntimos momentos.
Ahí, sí, con luz potente.

Más o menos, ya sabes.
Besos a mi Kanifero preferido.

javi dijo...

No estoy de acuerdo contigo, no nos vamos apagando, lo que ocurre es que nuestra luz va cambiando de color.
Es menos intensa, porque es mas serena, pero es mucho, mucho mas, colorida, impregnada de los tintes de la vida.
Las luces de La Navidad !!!, es mejor no hablar de crisis, ¡¡ porque además siempre ha habido y habrá !!, cuando no es la economica, es la anímica, la de los 40, la de pareja, la de la pajara, ...etc .,
Joder Sonia !!, no nos las apagues, deja que alumbren, que nos iluminen, que hagan de la noche día, y del dia la alegría.
Que tiempo hay para despertarnos.
Buen fin de semana, y a ver, el sábado, que nos sana tu luz.

Triceratops dijo...

Quizás ocurra que confundimos el "Espíritu Navideño" ajeno a políticas, religiones, gastos inútiles y otras zarandajas, lo confundimos, digo, con las Navidades del Corte Inglés.

La Navidad entendida como ese trocito del año que nos devuelve la esperanza en todos los ámbitos de la vida, nos lleva a prometer uno y otro año bonitos propósitos, reúne a las familias en torno a una mesa,... esa Navidad es la que nace de la luz interior que javi no quiere que se apague y que yo también creo que solo cambia de color.

La otra Navidad, la del Corte Inglés, la de ese alcalde encendiendo el obsceno alumbrado para la ocasión (digo obsceno por el innecesario gasto de energía no porque le metan mano), la de la exhibición de abrigos de pieles por las calles a la salida de la Misa del Gallo (vuelta a mirar al "molesto" pedigüeño de reojo) esa es la autentica "Navipuaff" que difumina nuestra luz con una fuerza inversamente proporcional a la intensidad del alumbrado navideño.

Un saludo

M i K e L dijo...

JOJOJO Sonia. Me ha encantado. Ese estilo tuyo tan de prosa poética es envidiable para los que escribimos en prosa-prosa, sin atisno de poesía. Vuelvo luego con unas cuantas dosis de ácido para desparramar por la navidad. Mua!

Moli dijo...

Navidad= el necesario gasto para vivir y más compartir. No quiero celebrar otra cosa. Estáis todos equivocados... a esta navidad lo que realmente le falta son...LUCES y unos cuantos hervores a esos iluminados que siguen vendiéndonos otro año más su navidad en farolas y bombillas y...
A mi me encanta encender velas, las que quiera, cuando quiera y con quienes quiera. Pena que no puedo provocar un apagón y apilar hogueras altas en la oscuridad de tantos pueblos; aunque posteemos por un tiempo con señales de humo.

kanif dijo...

Estamos viviendo un espejismo, porque esto que hemos montado no es sostenible... y lo van a pagar otros por nosotros, que es lo más triste.
Cada bombilla encendida es un niño que no come.

sonia dijo...

Lo malo Kanif, es que aún a sabiendas de lo que tan verazmente dices, pediremos, rogaremos, exigiremos para nuestro deleite que enciendan mil y una luces.
Venderán en las tiendas ofertas de luces,y todos correremos, reiremos, beberemos, comeremos y desearemos los mejores deseos rodeados de luces.

Visto que las revoluciones no surgiran de nosotros, solo espero a que como Gargantúas y Pantagrueles un día hagamos Pafff! y reventemos como bombillas, por nuestra propia voracidad.

el jukebox dijo...

Por motivos estéticos, prefiero que no se ponga iluminación navideña. Es horterona y estropea el paisaje urbano.
Además, la falsa alegría de algunos fomenta la tristeza real y el sentimiento de soledad de otros.
¿Navidad? No, gracias. Vive la vida.

M i K e L dijo...

PLAS PLAS PLAS jukebox.

Ni una coma muevo.

Besarkada bat.

sonia dijo...

Como la LUna Llena, nada igual.

furun dijo...

No os conozco. Sois una cuadrilla de derrotistas y anti-navideños.

Parafraseando a nuestro pro-hombre "defensor del pueblo" los que no aprecian las luces navideñas es que no tienen sensibilidad y son tontos.

No me digais que no es una imagen maravillosa: Día 31 de Diciembre. 12 horas de la noche. Todos los miembros de la familia de pié alrededor de una mesa con restos de una cena pantagruélica y con una copa de cava en la mano. Feliz Año. Que nos sigamos viendo. Y en la calle un estrèpito de ruido ensordecedor de millones de euros gastados en tracas, tracas, tracas ........

traca, traca,

esto parece un tren.
Páralo Sonia, por Dios, páralo.

Qué bonita es la Navidad en mi barrio !!!!!!!!!

javi dijo...

Y la cantinela del dia 22 a la mañana, millones de oyentes,

" Sesenta y un mil quinientos ocho "......, la reostia de euros.

Ya tienen trabajo extra los del Boulevard, ETB, los bancos, las cajas, periodistas, fotografos, ...
..... casteristas, bueno, estos mas tarde, y los niños ( seguro que de pateras ) de San Ildefonso, ¡¡¡ que alegría dios mio !!
Sonia por favor no lo pares !!!.

Io dijo...

Fantasía y ritos mágicos.

Nos acercamos a un final de año.
La vida se nos muestra como una secuencia periódica.
Los ciclos naturales nos envuelven y nos acompañan de la cuna a la sepultura.
Y culturalmente hemos recreado hitos que jalonan otros ciclos, no siempre tan alejados de los ciclos naturales.
Y no es la Navidad, no es el fin de año uno más de esos hitos culturales que nos recuerdan de mil modos que vamos girando y girando mientras avanzamos en el Universo sin saber aún hacia dónde…

¿Qué papel tiene la fantasía en la vida de cada persona?
¿Y en la vida de un grupo humano?

¿Y los mitos y las creencias, qué papel juegan?

¿Y si viviéramos en China, estaríamos hastiados de sus fiestas de cambio de año o haríamos por disfrutarlas….por amor a la fiesta y a la fantasía?
******
Conozco a personas que viven mal esta etapa que se avecina, tan bullanguera, tan colorista, tan mercantilmente colorista. La viven mal porque hay en sus vidas un drama no superado del que reviven imágenes ligadas a las fiestas. Y son imágenes, son recuerdos que les duelen, que les hacen sangrar por dentro. Por eso rechazan estos tiempos, los aborrecen porque les hacen revivir un drama muy doloroso aún.

Conozco personas que quieren vivirlas, estas fiestas, desde su fe religiosa. Y les es difícil porque el ambiente no les favorece, encuentran el ambiente muy cargado de presiones comerciales que banalizan sus buenos propósitos.

¿Vosotros no tenéis cerca a personas que lo sienten así?

El argumento de la bombilla de más, ración de comida de menos para un niño, me gustaría poderlo ver de otro modo. Los niños tendrán comida, todos, si el pastel es suficiente, si somos eficientes en el reparto y si no dejamos que los carroñeros se apoderen de lo que otros necesitan. Sólo que eso es más dificil de lograr que apagar una bombilla, ¿no?

****

¡Ponerse de fiesta!

La ronda tiene poco que ver con el botellón, me parece a mí.

Ponerse de fiesta no es sólo vestirse para la ocasión, no es sólo el maquillaje. Mas bien es el ánimo, el espíritu de los preparativos y de la propia celebración.

Ponerse de fiesta es destacar la fantasía, generar ilusión, lanzar al aire los sueños y recoger sonrisas y miradas cómplices.

Ponerse de fiesta es gozar la vida y hacerla gozar. No se necesita tanto, para eso. Ni luces colgando, ni grandes fanfarrias, basta con algo de música, con alguna canción y mucha complicidad para recrear un buen ambiente y disfrutarlo.

Me gustan las fiestas, me gusta hacerlas mágicas para los recuerdos. Me gusta la riqueza que derrochan en alegría quienes son capaces de recrear un ambiente de fiesta. de disfrutarlo y de hacerlo disfrutar.

Parafraseando a Galeano, "los verdaderamente pobres son los que no tienen tiempo para perder ... en ninguna fiesta"

¡Felices Fiestas!

kanif dijo...

Io, ¿Tú tienes pasta, verdad?

Marieta dijo...

Kanif, no es cuestión de tener pasta o no. Yo suscribo la segunda parte del comentario de Io, para pasar buenos momentos y hacer fiesta no hace falta ser consumista, ni rodearse de lujos y parafernalia. Ni siquiera hacen falta preparativos, a veces la improvisación hace maravillas, sólo se trata de crear el ambiente apropiado, y eso tiene que ver con la gente y no con la pasta.
En cambio la primera parte me parece mucho más discutible, cuando todo lo que rodea a la fiesta es tan forzado, falso y encorsetado, es muy saludable echar una mirada crítica y no tragar con todas las ñoñerías hipócritas que pretenden vendernos con esta historia de la Navipuaffff.
Cada cual que trague hasta sus límites o hasta donde le obliguen sus compromisos, pero yo indiscutiblemente me quedo con la fiesta de Galeano.

Io dijo...

kanif, voy a seguir leyéndote desde la simpatía.

Lo tomo en broma y te respondo:

¡Caray!

Eso me obliga a dar una vuelta por la casa. Veamos cuanta pasta localizo.
Pues sí,tengo. Tengo pasta para los dientes y tengo Sconcigli tricolore de Mamma Julia, 500 g.una pasta a base de sémola de trigo duro con tomate y espinacas.

Si te puedes apañar con eso...me encantará compartirlo. El cepillo de dientes, cada uno el suyo. ¿Vale?

Saludos

Io dijo...

Una mirada crítica me parece saludable casi siempre. Y no escribo siemore por aquello de las excepciones, Marieta.

Pasa que no percibo que alrededor de nuestra Navidad todo sea Navipuff. Las personas podemos hacer bastante para que sean de uno u otro tipo estas fiestas, al margen de lo que busque El Corte Inglés o la alcaldesa de Calasporra de Abajo colgando luminarias en la calle Mayor mientras deja por tapar el socavón de la calle del Abrevadero.

Saludos. Y Felices Fiestas.

kanif dijo...

Digo lo de la pasta porque me imagino que, incluso suponiendo que se pueda celebrar la navidad sin consumismo, que si les quitas las compras y los banquetes poco más es, y que a uno le baste con reunirse y compartir lo poco que tenga, hay que tener una mínima infraestructura.
Los rumanos que caminan por las ciudades, los de mi ciudad que duermen en pasos subterráneos y en las ruinas de Morlans, ¿Celebran la navidad? Incluso para reunirse a compartir algo improvisado se necesita un lugar, y más ahora que hace un frío que pela. Las cosas se ven divertidas siempre si estás en una situación cómoda. Cuanto más precaria e incómoda menos divertidas.
Supongo que pueden mirar nuestros escaparates y nuestras lucecitas y pensar ¡Que capullos! Yo aquí sin casa y pasando frío y ellos derrochado y festejando.
Yo, por el hecho de que llegue la navidad o se acabe el año, no tengo nada que celebrar.

javi dijo...

Pues yo, como todos los años desde que tengo uso de rezón, me cenaré el dia 24 y 31, mis 250 gramos de ángulas, ¡¡ chulo que es uno !!,.................................. ¿ alguien quiere acompañarme a pescarlas ??. Tengo dos cedazos.

M i K e L dijo...

Claro javi, ahora me explico esa ponzoña que a veces derramas por aquí y allí metiéndote con tirios y troyanos. Tantos años bioacumulando los metales pesados que traen las angulas a la altura de Erandio, hace que hasta te guste el fútbol, además de pirrarte por lo arriba apuntado.